Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 noviembre 2010 1 22 /11 /noviembre /2010 11:19

                                                images-copia-1.jpeg

 

 

 

Durante estos últimos 30 años, de los que he sido testigo directo, en los mítines que se organizan antes de las elecciones se han planteado  como objetivo principal enardecer a los militantes y crear un espectáculo televisado con el máximo de audiencia; que en otro orden de cosas deja en evidencia la semejanza con los programas  tele-basura. Logran que los militantes sobre-actúen con aplausos-interruptus a la menor indicación del “mitinero”,  y que se ganen el bocadillo de jamón gratis, como se lo ganan los extras en la película de romanos de turno en alguna aldea recóndita de cualquier sitio, que para esto lo mismo da.

Al igual que en las apariciones Marianas, esos militantes se acogen a unos ritos de sumisión y complacencia, que hacen que cualquier cosa, la mayoría de veces una idiotez simpática, puede que alguna mentira despiadada o ambas cosas a la vez (estas si que tienen éxito), arranquen acompasados vítores y aplausos que elevan a los altares a aquellos descamisados que quieren ser presidentes a costa de lo que sea, y así convertir su éxito en ese logro vital que los convierte en seres superiores y galácticos como los del fútbol. Después, cuando abandonen sus quehaceres políticos, andarán recibiendo premios y reconocimientos a la par que dan conferencias muy bien pagadas. (Esto sumado a la paga perpetua por haber sido nuestro líder durante unos años, es un pico).

Los mítines pues, son milimetrados en sus detalles, en sus gestos y en el escenario. El escenario lo llenan, depende de los objetivos, de gente joven, transmitiendo quizás fortaleza, quizás superación, quizás lozanía, futuro.

En otras ocasiones de gente madura, para que la señal inequívoca sea de experiencia y de sabiduría. En cualquier caso un relleno vacuo, que forma parte de la escenografía y que a lo sumo permitirá a alguno verse cientos de veces en las cenas de nochebuena y cumpleaños, con  la grabación echa por algún amigo o familiar.

Creo que esto no es un descubrimiento; pero si que será un descubrimiento saber porqué en el siglo XXI, en un país lleno de universitarios por doquier, de gente con conocimientos e información sobrada, de gente que dice tener criterio propio, que valora la política y lo serio que debe de ser el trabajo de un político, se deja aborregar por esos festines mitineros, en los que a duras penas se dicen dos cosas razonables.

Me niego a pensar que digan lo que digan seremos la comparsa del líder de turno, me niego a participar de esta burla a los votantes, (porque nos hablan como a idiotas), me niego a creerme todo lo que dicen y me niego a entrar y tomar partido en sus trifurcas vecinales.

Me niego a creer que lo más importante son ellos mismos, porque lo más importante es lo que nos pasa a todos y a nuestro alrededor, a la sociedad, a nuestras vidas.

Y deseo que haya alguien que sea capaz de liderar alguna ideología o proyecto que vuelva a poner es su sitio a la política de los griegos antiguos. Que se planteen de forma seria solucionar los serios problemas, de gestionar la vida pública, de crear leyes justas, de impedir que los famosos dientes de sierra sean traga-fuegos que se engullen a los más débiles y de estar expuestos a las olas de la inestabilidad y de la incertidumbre que dejan en la cuneta a enfermos de tanto sufrir y de tanta impotencia.

Creo que serán de nuevo nuestros vecinos franceses los que marcarán el camino, quizás meándose en las esquinas, pero volviendo a luchar por conseguir la dignidad como fuente del bienestar de un país, sin rendirse a los resultados de una partida de “monopoli” que jugaron los bancos y especuladores. Los bancos y especuladores  que perdieron la partida, pero que sabían que no pagarían ellos y que acabarían arrastrando a la gran charca de mierda que es el paro, el miedo y los números rojos, a millones de ciudadanos que “delinquieron” un día al aspirar a comprarse una casa más grande, a cambiarse el coche o a irse de vacaciones, entre otras cosas porque sus padres no pudieron hacerlo y ellos quieren hacerlo con sus hijos.

Luego andamos en diatribas nacionalistas, justificando ese sentimiento, cuando todos deberíamos de militar en la bandera de la justicia, porque el resto son cortijos que tienen dueño cada vez que se hacen unas elecciones y que ejecutan su derecho a pernada sobre los subordinados, que para eso son los señoritos. Si defiendo un país será Francia, pero no el de su señorito Sarkozy, sino el de aquellos valientes que al grito de “liberté, égalité et fraternité”, lograron cambiar el curso de nuestras vidas.

Al final solo tendremos políticos serios si nos ponemos serios. Hay que ponerse serio de una vez y no involucrarse en bochornosos espectáculos de políticos de tres al cuarto que dejan claro quienes somos sus marionetas encantadas. A ver si aparece un@ Robespierre y hace un mitin sin figurantes, donde se digan verdades como puños y donde se siembre una revolución nueva que rehabilite  los logros que a lo largo de los años se fueron robando a aquellos que ostentaban títulos nobiliarios y que hoy para pasar desapercibidos y para conocerse entre ellos se ponen de nombre un banco y que siguen “erre que erre” con el avaricioso empeño de llevarse todo lo que pueden a costa de todos.

Que estamos en el siglo XXI con más información que nunca y sin embargo tan idiotas como antes. Hay que engendrar cambios que nos cambien a todos, pero para bien, que de mal ya vamos sobrados.

Compartir este post

Repost 0
Published by diegolopez.over-blog.es
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de diegolopez.over-blog.es
  • El blog de diegolopez.over-blog.es
  • : Estoy vivo, creo que soy contemporáneo del tiempo que me toca vivir. Entre los pliegues de mi corteza cerebral algo pasa. De las cosas que pasan entre esos pliegues hay algunas que me provocan la crítica o como mínimo el pensamiento en voz alta. Esto es mi blog, pensamientos en voz alta en los tiempos que corren.
  • Contacto

Busqueda

Liens